Nuevo reconocimiento para Cristina Núñez

Expuesta en la Hindsight is 2020, muestra organizada por el Art League de Columbia en la Betty Art RobinsGallery, se encuentra la Muñeca de Cristina Núñez, que mereció una Mención Honorífica por parte del jurado. Este reconocimiento viene a sumarse a otros premios que la polifacética creadora venezolana ha recibido por su trabajo, incluido en numerosas exhibiciones individuales y colectivas alrededor del mundo

La pieza es la primera de una serie en que la artista hace suya, definitivamente, la tridimensionalidad.  Ya se avizoraba que su trabajo evolucionaba en ese sentido cuando comenzó a introducir en cajas acrílicas sus versiones del tema del Hanbok, el traje típico coreano, o sus frascos  repletos de caramelos. La muñeca premiada también se inscribe en el concepto de encerrar un  objeto dentro de una caja transparente.

“De repente sentí la necesidad de recortar y pegar, taladrar, amasar, moldear”, —explica la artista. “Fui a la calle y busqué por todas partes algo que hiciera resonancia con ese impulso de construir algo… Conseguí una caja de herramientas miniatura (el destornillador no mide más de dos centímetros) y me fascinó lo perfecta y pequeña que era. La compré y eso desencadenó otra fiebre: muñecas de madera.  Desde entonces todo lo veo en clave muñeca: un tornillo puede ser un botón; un candelabro, una casa; un taco de madera, una falda; una cinta, una manga. Cuando terminé la primera muñeca, de nuevo me senté y, echada para atrás, me dije a mi misma: “Cristina: esto es lo más infantil que has hecho en toda tu vida adulta. De nuevo te fascinas por las miniaturas y encuentras la alegría de jugar como cuando tenías 7 años. Esta es la primera muñeca, y hay millones de posibilidades, materiales y formas para la segunda  ¿Cómo vas a poder dormir ahora?”

Cristina denomina “fiebre” cada uno de sus procesos de indagación: aborda un asunto y lo explora, reinterpretándolo una y otra vez en cada una de sus posibles variantes: “Una nueva fiebre no apaga la anterior. Las dos viven paralelamente y cohabitan con otras tres o cuatro que ya existían. No hay plan ni proyecto, sigo el impulso de hacer, y mi mente y mi cuerpo están en eso todo el tiempo”.

El resultado es un trabajo serio, constante, que da cuenta de las innumerables posibilidades que ofrece cada tema, para disfrute de los espectadores.